viernes, 24 de octubre de 2008

Detonación

Hoy me ha despertado un balazo en el pecho. He despertado porque nunca antes había soñado que me disparaban. Ha sido fenomenal, pero ha durado tan poco…
Estoy en el fondo de una piscina muy larga y estrecha (lap pool, se llaman, creo). De pie en el borde, fuera del agua, una figura de mujer se recorta contra la luz del día. No la distingo con claridad, pero tiene una pistola que sujeta con ambas manos. Dispara. No sé si con pasión o sin ella, ni si hay ira en el acto de disparar para asesinarme o no -al fin y al cabo la mujer está en un extremo de la piscina, fuera del agua, y yo en el otro, sumergido, boca arriba, ajeno a la ley de la flotación; creo que no lo había mencionado-.
Lo que sí recuerdo con una nitidez que me entusiasma es la nube de gases que acompaña al disparo silencioso, la bala que penetra en el agua y la trayectoria curva que describe una vez dentro, como si esta bala tuviera la capacidad de corregir el error humano –la falta de puntería- y reconocer su objetivo para cruzar después todo el largo de la piscina directa a mi esternón, girando sobre sí misma, trazando una estela tubular, pálida y rectilínea en la masa azul, lenta, muy lentamente, tan lentamente que puedo deleitarme contemplando cómo el proyectil se acerca, imparable. La belleza de la escena es sobrecogedora e hipnótica, como la tantas veces descrita visión del Ángel de la Muerte quien, con su inexorabilidad luminosa, hace que uno no pueda -ni desee- evitar unirse a él.

En un instante hay algo que cambia y vuelvo a ver la silueta de la mujer: el tiempo y el espacio se comprimen tanto que puedo escuchar la detonación y sentir el impacto cruel en el pecho sin ningún tipo de intervalo entre ambos.
 He abierto los ojos violentamente, ahogando un grito. Son las siete y diez de la mañana. Sonrío. Sonrío y río. Me he estado riendo toda la mañana.

9 comentarios:

  1. qué bueno.yo soñé una vez también que me mataban de un balazo y lo mismo, la sensación era maravillosa.Estaba en una especie de pasillo de hospital y sabía que al final, detrás de una puerta con un ojo de pez, había un hombre que me iba a disparar. Pero lo curioso es que crucé la puerta con determinación.Y también me desperté de golpe.

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo no ibas a cruzar una puerta en la que hubiera un ojo de pez? ¡Bang! ¡Bang!

    ResponderEliminar
  3. Significa seguramente solamente que un suceso, época, amor, circunstancia por fin ha muerto dentro de tí....

    ResponderEliminar
  4. Más bien significa que en la vida real está experimentando una situación de confrontación. Puede ser también una forma de auto castigo que se impone inconscientemente porque existe algo de lo que no se siente orgulloso, o quizá puede ser que se sienta víctima de una situación. Si muere en el sueño le augura buena suerte. ;)RT

    ResponderEliminar
  5. Vaya vaya, la de cosas que estoy descubriendo...

    ResponderEliminar
  6. Llama la atención que la persona que dispara sea una mujer. El Sr. Interpretador de Sueños no ha mencionado nada al respecto. Quizá no tenga importancia. Curioso cuando menos.

    ResponderEliminar
  7. Sí que tiene importancia, por eso digo sarcásticamente que estoy aprendiendo mucho... De hecho, la mujer y el agua son los elementos definitorios y básicos; mucho más que el proyectil o la propia muerte. ¡Ay! pequeño Freud, a mí me vas a pillar, a estas alturas..

    ResponderEliminar
  8. No intento pillarle en nada Sr. Altuna y mucho menos voy jugando a ser Freud, sólo di una interpretación y si no entré en lo de la mujer y el agua es porque simplemente no lo sé. Aún así, me gusta su blog. Felices sueños. :)RT

    ResponderEliminar
  9. Gracias por leer mi blog, RT. De todos modos, aunque no pueda (o quiera) revelar su identidad, le animo a utilizar un pseudónimo para poder diferenciarlo/a de otros comentarios anónimos. Felices Sueños también para usted.

    ResponderEliminar